OCTUBRE 22

"Encantan a los mortales que se les acercan. ¡Pero es bien loco el que se detiene para escuchar sus cantos! Nunca volverá a ver a su mujer ni a sus hijos, pues con sus voces de lirio las sirenas lo encantan, mientras que la ribera vecina está llena de osamentas blanqueadas y de restos humanos de carnes corrompidas..." (Homero, La Odisea)

SIRENAS


I. EN LA HISTORIA
Dejando a un lado a las antiguas sirenas con forma de mujeres-ave, se dice que la primera mujer-pez conocida fue Atargatis la diosa de la luna, protectora de la fecundidad y el amor.
Atargatis, perseguida por Mopsos, se sumergió en el lago Ascalón con su hijo, y se salvó gracias a su cola de pez.
Esta leyenda se confunde con la de la diosa siria Derceto, que también se arrojó a las aguas del mismo lago, después de matar a uno de sus sacerdotes y abandonar a la hija de ambos en el desierto.
Derceto recibió la cola de pez como símbolo de su pecado, y su hija, criada por las palomas, se convirtió en Semíramis, reina de Babilonia. También puede encontrarse una semejanza con las sirenas en la diosa Afrodita, hija del semen de Zeus convertido en espuma de mar, que fue diosa del amor y protectora de los marinos.
Su espejo ha sido heredado por toda la estirpe de sirenas.

En los mitos griegos, las sirenas son una clase difusa que comprende varios seres que se distinguen por una voz musical y prodigiosamente atractiva; las representaciones artísticas más antiguas, que las muestran como aves con rostro o torso femenino, se deben probablemente a la asociación de las aves con el canto, así como al frecuente uso iconográfico de los seres alados para representar a los espíritus de los muertos.
Muchas de las huellas gráficas más tempranas de las sirenas están en monumentos y ofrendas funerarias.
Su apariencia física ha ido evolucionando, en la época griega eran representados como aquellos seres con la cara humana y cuerpo de ave; sin embargo, su transformación en criaturas mitad mujer, mitad pez, con la parte inferior recubierta de escamas, se remonta al parecer a la Edad Media y a los mitos griegos, tal y como las conocemos y las encontramos en la Epistola a los Pisones, donde hace mención a un híbrido de mujer y pez como un sujeto hilarante, o tambien en su epico poema La Odisea
Las sirenas de Colón y Smith

Sin embargo, no debemos viajar 2,800 años en el tiempo para hallar referencia de estos seres, uno de los registros más actuales que se tienen fue el escrito por el navegante italiano, Cristóbal Colón, quien aseguró en 1493 que había visto una sirena frente a las costas de la Florida.

Colón afirma: “El día pasado, cuando el Almirante iba a Río del Oro, dijo que vio tres sirenas que salieron bien alto de la mar, pero no eran tan hermosas como las pintan, que en alguna manera tenían forma de hombre en la cara. Dijo que otras veces vio algunas en Guinea, en la costa Manegueta".

Como puede verse, el mito de las sirenas, en el siglo XV, aún tenía vigencia tanto como en el siglo XVII, cuando el explorador John Smith, afirmó también haber presenciado a uno de estos bellos seres a punto de sumergirse en las aguas del mar Caribe. Las describió como seres de cabellos largos y verdes, atractivos, que fácilmente podían encandilar a cualquier hombre que las viera.

Sumado a todo esto, hay navegantes que afirmaron en su tiempo incluso haber capturado a estos seres.

En Venecia un escrito de 1432 dice lo siguiente:

“El ser capturado esta noche por un grupo de marinos concuerda con las conocidas sirenas, es una mujer de cabellos y ojos negros, sus piernas están cubiertas por duras escamas y terminan en una sola extremidad con forma de cola de pez. No había forma de comunicarse con ella, su rostro mostraba el dolor y la necesidad de volver al agua, intentamos sacar algunas de estas escamas pero sus gritos y los movimientos desesperantes voltearon a los 3 marinos que la sostenían. Esto me conmovió enormemente y decidí regresarla nuevamente al agua."

Lógicamente, este extraño hecho, puede ser calificado como fraude, tanto como el supuesto fósil de una sirena enana encontrado en las islas Fiji, que a pesar de la inicial curiosidad que ocupó en el mundo científico no pasó de ser un bien elaborado fraude.

En las numerosas historias que se cuentan de ellas, las sirenas adivinan el futuro, a veces coaccionadas; otorgan poderes sobrenaturales a las personas, o se enamoran de hombres a quienes atraen por su belleza y sus canciones, seduciendo a sus amantes mortales a seguirlas bajo el agua.
En casi todas las mitologías existentes, las sirenas son bellas y desinhibidas. El único defecto que tienen es el de no poder hablar. Emiten alegres sonidos que embriagan a cualquier mortal o hablan en lenguas incomprensibles que impiden la comunicación. Detentaban una voz de inmensa dulzura y musicalidad y se prodigaban en cantos cada vez que un barco se les acercaba, por lo que los marineros, encantados por sus sonidos, cuando no podían huir de ellas se arrojaban al mar para oírlas mejor pereciendo irremediablemente. Sin embargo, si un hombre era capaz de oírlas sin sentirse atraído por ellas una de

las sirenas debería morir.
Tanto la idea de un amor ideal pero fatal, como de la de una belleza femenina inalcanzable forman parte inherente de su leyenda, y a este respecto existen paralelismos entre las historias que se cuentas de ellas y las que aparecen en la mitología clásica.



II. EN EL PERU
Las sirenas de los Andes
El Saqra es quizá la criatura mitológica más conocida del Perú. Según la descripción del biólogo Daniel Cossíos, en su libro ‘Breve Bestiario Peruano’, este ser puede ser considerado como un personaje (tanto masculino como femenino) “travieso y burlón”, habitante de las cataratas de nuestra serranía y que suele atraer a las personas con su música de tambor y quena.

Debido a estos poderes resultan ser figuras reverenciadas por algunos pobladores debido a que muchos músicos acuden a él para obtener el don de tocar los instrumentos con similar maestría, siendo así en algunas zonas un personaje divino e incluso reverenciado como gran benefactor del arte.

Por otro lado, también se conocen las historias de los Compa, seres bondadosos, que habitan en las acequias de algunas regiones y que tienen como principal tarea procurar que nunca falte el agua en los canales de regadío, y los Chucchu, criaturas deformes de los ríos y manantiales, que por el contrario, eran considerados como dañinos, debido a que traían enfermedades como el paludismo y se apropiaban de las almas de hombres y las mujeres durante el sueño.


Las sirenas de la Amazonía
En cuanto a la Amazonía, destacan la presencia de las llamadas Yaras, Chauras o Yanacumanas, que son criaturas que poseen las típicas mitades mujer-pez (en algunos casos mujer-boa) aunque con la particularidad, que pueden obtener un cuerpo completamente humano cuando se encuentran en tierra firme.

Tan es así, que muchas comunidades amazónicas como los yagua o los achuares, aseguran que estos seres suelen visitar sus poblados e incluso, tener contacto e interactividad con sus miembros, según los achuares, muchos chamanes y hombres comunes han logrado casarse con una de estas criaturas.

Así también, se cuenta la leyenda de los bufeos, estos delfines de color rosado, llamados también delfines del Amazonas, que según la mitología de esta parte del Perú resultan ser, pese a su belleza y manifiesto pacifismo, un ser con poderes malignos y diabólicos.

Para algunas zonas de la Selva, el bufeo es un animal capaz de transmutarse en ser humano, para seducir y atraer a sus víctimas hacia los ríos hasta ahogarlas. Así también, otras culturas amazónicas aseguran que los chamanes, tienen el poder justamente para transformase en bufeos, poder que les permitiría visitar el mundo mágico de las sirenas.


HABLAR TAMBIEN DE LAS VISIONES EN LA COSTA DE LAS SIRENAS.
En el Callao, en l base naval hay una torre donde los marinos deben cuidar. Siempre tenían miedo a ir a esa torre que dicen esta encantada. Los pisos están manchados de sangre, incluso los techos. Parece que alguien hubiera jugado con sangre y la hubiese tirado por el techo. Aquí los de la marina tenían que permanecer cuidando la torre y siempre comentaban que cuando la marea subía con la espuma se veía como venían mujeres y les llamaban al mar.
Muchos de ellos terminaban lanzándose directamente al mar del Callao.


VISIONES DEL AYAHUASCA
"Al igual que en la tierra se hallan diversos poblados de gente, en los ríos también se hallan pueblos de gente de agua, hay hombres, mujeres y niños, las mujeres vienen a ser como sirenas de los ríos que emergen de las profundidades para observar el mundo terrestre y pueden llegar a convertirse en delfines fluviales. La relación delfín-mujer es la misma." YANA-SIRENA, yana es muerte.. sirenas muertas, sirenas negras.


CASCADA
Perdida en la selva amazónica de Perú, protegida de la mirada de extraños por la leyenda de una sirena rubia de extraordinaria belleza,
La cascada de Gocta se puede divisar a un kilómetro de distancia, pero pocos hasta ahora habían osado acercarse a sus dominios, según informa el diario peruano El Comercio. Cuentan las leyendas locales que en sus aguas habita una hermosa sirena rubia dispuesta a maldecir a aquél que se aproxime para proteger una vasija de oro.
Para llegar a ella es necesario atravesar caminos sin asfaltar, algo que las autoridades del lugar esperan que cambie en breve. Quieren que el Gobierno peruano preste su respaldo para convertir este lugar en un enclave turístico, protegiéndole al tiempo con su designación como reserva natural por las valiosas especies vegetales y animales que habitan allí, bajo la mirada amenazante de la sirena y su serpiente.



III. EN EL ARTE

Literatura.
Un modo de acercarnos a las sirenas es a través de la literatura, pues desde la Antigüedad de la Grecia clásica, existen escritos que nos las describen tal y como su cultura las había definido y cómo ellos las imaginaban. Varios autores griegos nos hablan de ellas; Homero en la Odisea; Apolodoro en su Biblioteca Mitológica; Higinio en sus Fábulas; Apolonio Rodio en sus Argonáuticas y Hesíodo en su Teogonía.

En la leyenda de Jasón y los Argonautas, los marineros encantados por la voz de las sirenas se salvaron del desastre gracias a la habilidad de Orfeo. Al parecer en su viaje de regreso argonautas salvaron los peligros del paso por la Isla de las Sirenas, gracias a los bellos acordes de la lira de Orfeo que provocaron su desesperación haciendo que algunas de ellas se arrojasen al agua convirtiéndose en escollos; únicamente uno de ellos Butes no pudo resistirse a su canto y se tiró por la borda para alcanzar la orilla, pero Afrodita le salvó llevándosele al monte Érix donde lo convirtió en su amante.

En la Odisea (XII, 39), Ulises preparó a su tripulación para evitar la música de las sirenas tapándoles los oídos con cera; deseoso de escucharlas él mismo, se hizo atar a un mástil para no poder arrojarse a las aguas al oír su música.

Las sirenas aparecen también en algunos de los cuentos de Las mil y una noches. Así, en el titulado “La ciudad de bronce” encontramos la siguiente descripción:

"L
as dos hijas del mar [...] eran dos maravillosas criaturas de largos cabellos ondulados como las olas, de cara de luna y de senos admirables y redondos y duros cual guijarros marinos; pero desde el ombligo carecían de las suntuosidades carnales que generalmente son patrimonio de las hijas de los hombres, y las sustituían con un cuerpo de pez que se movía a derecha y a izquierda, de la propia manera que las mujeres cuando advierten que a su paso llaman la atención. Tenían la voz muy dulce, y su sonrisa resultaba encantadora; pero no comprendían ni hablaban ninguno de los idiomas conocidos, y contentábanse con responder únicamente con la sonrisa de sus ojos a todas las preguntas que se les dirigían.”

Un poco más actual y bastante distinta, es la versión de las sirenas que nos propone Hans Christian Andersen en el célebre relato de La sirenita que se trata mas bien de una historia de corte optimista donde La sirenita tiene 15 años cuando por primera vez se le permite nadar hasta la superficie. Allí desea conquistar el corazón de un príncipe y disfrutar una vida mejor, pero acaba por no pertenecer a ninguno de los dos mundos. Una visión totalmente diferente de los antiguos seres devoradores de hombres.

Cine y TV:
- 1, 2, 3... Splash (1984) Una comedia romántica donde un joven encuentra a una muchacha desnuda en la estatua de la libertad, es amor a primera vista, el problema comienza cuando es perseguido por todos pues se trata de una sirena.

- La joven del agua (Lady in the Water) (2006) Historia de un tímido hombre que encuentra a una sirena viviendo en la piscina del edificio donde vive

- H2O (Serie de TV) (2006) Un grupo de hermosas adolescentes, después de llegar accidentalmente a una isla, logran escapar, pero se dan cuenta que al contacto con el agua se convierten en sirenas.

- Guinea pig 6 (1991): Película japonesa que sigue la tradición gore en sus mejor expresión. Se trata de un pintor (cuya esposa ha fallecido recientemente), utiliza una cloaca como lugar para ocultarse, y para estar cerca de viejos juguetes que son su devoción. Durante una de esas incursiones, se reencuentra con una sirena que el había pintado hacía muchos años atrás, cuando era un niño. El ser mitológico explica que luego de la sequía del río, ella había quedado atrapada en ese lugar. El pintor lleva a la sirena a su casa y la instala en su bañera, desde donde la toma como modelo para su nuevo cuadro, pero luego las cosas se pondrán mas sangrientas.

Fraude sirenas.
Quizás el fraude mas famoso, basado en el mito de las sirenas, fue realizado hacia 1830 por un taxidermista de Londres. Disecó una piel horrible que afirmaba haber pertenecido a un ser mitad pez mitad persona. Fue expuesta en un local de Londres y vendida a dos italianos por 10.000 libras esterlinas. Un naturalista de entonces declaró que se trataba de las pieles cosidas de un mono y de un pez.

Esta mezcla de mono y pez fue también la base de un tráfico floreciente de sirenas con que algunos pescadores japoneses se lucraron en el siglo pasado. A Europa llegaban numerosos ejemplares para ser exhibidos en circos y ferias.